primer viaje al Pantanal (2)

Si mi hamaca fuese de seda y yo una crisálida, seguramente hubiera eclosionado con alas bien desarrolladas luego del sueño profundo en el que estuve inmerso por horas. Cuando abrí los ojos, mi mirada se encontró con la de Ña Luisa, que se ocupaba en sus tareas sin dejar de prestar atención al viajero que dormía colgado entre los dos grandes mangos del fondo de su casa en Vallemí. La hospitalidad paraguaya estaba fielmente representada en la señora, que me mostraba el mate en su mano, invitándome a compartirlo. Su hijo le había dicho que yo viajaba rumbo a Bahía Negra y que me iba a quedar un par de noches esperando el barco. Inmediatamente su actitud hacia mí fue agradable y tan reconfortante como su vori vori.


Poco tiempo estuve, a la ida y a la vuelta, en Puerto Vallemí, la ciudad más poblada del municipio de San Lázaro. Pero fue suficiente para acercarme a la orilla del río Apa, que desagua en el río Paraguay, a escasos km al norte de la planta urbana. Este curso de agua que oficia de límite entre la República del Paraguay y el Estado de Mato Grosso do Sul, Brasil, fluye lentamente desde sus nacientes en la Cordillera de Amambay.

rio apa (1)

rio apa (2)
Enfrente: MS, estado que atravesaría en moto más adelante…

Desde el puerto de Vallemí, también se puede cruzar en lancha a Puerto Casado (conocido también como La Victoria), al otro lado del río Paraguay, aguas abajo. Ese municipio debe su nombre a la empresa de capitales argentinos conocida como Carlos Casado S.A., fundada por el empresario español homónimo, que adquirió, del Estado paraguayo, una superficie superior a 5.6 millones de hectáreas con su población adentro, al finalizar la Guerra de la Triple Alianza. Allí se dedicó a la explotación del tanino, que obtenían de la madera del Quebracho Colorado (Schinopsis balansae). La tala sistemática de esa especie con tal objetivo duró hasta la década de 1990, aunque el declive de la industria taninera había empezado en los ’40s. El Quebracho Colorado, antiguamente muy abundante en el Chaco paraguayo, luego de más de un siglo de extracción constante, se encuentra dentro de la categoría de especie en peligro (EN) según la UICN.

quebrachos elsurti
Quebracho, que quiebra el hacha, en referencia a su durísima madera, sufrida en el obraje. (imagen: captura de pantalla de El Surtidor)

Puerto Casado también es importante como lugar histórico de la Guerra del Chaco, ya que fue muelle de embarque de las tropas paraguayas. Además, las vías férreas que la empresa había desarrollado con el fin de transportar madera, fueron extendidas para que el ejercito, sus armas, municiones, vehículos, combustible, alimentos, etc., pudieran acceder a los fortines y detener el avance boliviano. Otra razón que lo hace relevante para la Historia del Paraguay moderno es que, por allí mismo, los menonitas accedieron a las tierras chaqueñas en las que se asentaron durante su inmigración, teniendo como resultado una de las comunidades de su orden más numerosa de Latinoamérica.  Pero los acontecimientos no terminan ahí. En el año 2000, la Iglesia de la Unificación, conocida también como Secta Moon, compró 500mil hectáreas de la propiedad de Casado, comenzando nuevos conflictos con los pobladores locales que han vivido por generaciones en un régimen feudal y que aún está por verse cual será su destino. Sobre todos estos asuntos voy a citar dos fuentes completamente diferentes: El artículo publicado por el diario ABC Color titulado “Nueva Historia en las tierras de la antigua Carlos Casado“,y el post “Un Dios compró un pueblo en el Chaco” de la página El Surtidor de Información Visual, proyecto de Memetic.Media, un equipo de periodistas independientes con base en Asunción.

puerto casado aera pinterest
Foto aérea de Puerto Casado de hace más de una década. (Extraída de aquí)

Siguiendo con mi viaje, hasta Vallemí había llegado por tierra. Primera etapa superada entonces. La siguiente sería abordo del mercado de abasto flotante, que zarpa cada martes del puerto de Concepción, pasa por Vallemí el miércoles y sigue remontando el Paraguay para terminar su viaje en Bahía Negra, con paradas en cada puerto, comunidad indígena y estancia donde haya pasajeros para subir o bajar, o negocios que hacer. Se trata del ya mítico Aquidabán que recorre el río desde la mitad del siglo XX y que es el único medio de transporte para carga y pasajeros que puede arribar a Bahía Negra en cualquier mes del año. Sin él, en época de lluvias, la remota ciudad septentrional quedaría aislada porque no hay asfalto que la comunique con otras y su pista de aterrizaje también es de tierra.

Aquidaban llega a Vallemi.jpg
Incansable, el Aquidabán

Dejé mi moto bajo el cuidado de mis nuevos amigos, era la primera vez que lo hacía. Pero como se que apenas es una combinación de materiales inertes que aparenta cobrar vida cuando alguien hace rugir su motor, más que en ella pensé en mi viejísima yegua Milonga, que estaría pastando en casa, y que sí me reconocería al verme, bastante tiempo después.


Las primeras horas sobre el barco fueron de adaptación. Ingenuamente pensé que colgaría mi hamaca en algún rincón y que acostado, tranquilo en ella, viajaría dos días. No, no había un lugar que no estuviera ocupado y las hamacas del barco se alquilaban de igual manera que los pocos camarotes existentes. Entonces puse mi equipaje contra la baranda de la escalera y defendí ese sitio, apenas superior al que mi cuerpo, bolso y mochila ocupan en el espacio, para levantarme a caminar, salir a cubierta, al baño o comer y tomar cerveza en la cantina, pidiéndole al vecino más cercano que mirara, de vez en cuando, que mis cosas siguieran allí. Y allí siguieron.

pasillo aquidaban
para pasar hay que pedir permiso y evitar hacerlo en demasía, porque nadie quiere estar siendo molestado continuamente

La bodega, donde literalmente hay de todo
cantina del aquidaban
La cantina. Detrás de la barra, Pitín prepara desayuno, almuerzo y cena.
aquidaban desde la proa.JPG
La proa, capaz de transportar lo que haga falta. Incluso carga viva.

chanchito en el aquidaban

morenitas en el tanque
Peces (Morenitas) a los que les fueron cambiando el agua, bombeando del río y lanzando a éste los que flotaban panza arriba…

El Paraguay desde sus aguas es un espectáculo diferente. Mientras dejábamos atrás a San Lázaro, vi hornos de cal que en las grandes ciudades pueden ser considerados parte de la Historia. Pero aún están en actividad, quemando madera del monte para calcinar roca caliza del cerro y obtener el óxido de calcio a partir de este recurso no renovable, al que tan variados usos le ha dado la humanidad desde tiempos remotos.horno de calSupe, mucho después, que en los sedimentos de este municipio, se han descubierto fósiles de mamíferos que vivieron en el Pleistoceno, como el Perezoso Gigante del género Catonyx, extinto hace, por lo menos, 7500 años y que vivió durante más de 2 millones de años en la región. Puede ser difícil imaginar la escala temporal geológica, como también pensar en Sudamérica habitada por aquella megafauna. Pero allí, en lo profundo de las grutas, se conservan los huesos que lo evidencian.san lazaroEl Aquidabán viaja lentamente. Por eso es recomendable controlar la ansiedad, aprovechar para conversar con los demás pasajeros, paraguayos, indígenas y extranjeros, que son una fuente de información infinita, y disfrutar apreciando todo cuanto hay bajo el firmamento.atardecer desde el aquidabanVer al Sol perderse en el horizonte y a la Luna brillar sobre la noche chaqueña…luna llena sobre el rio paraguayrio paraguay (1)Ya viajando al norte de la desembocadura del Apa, el río Paraguay pasa a ser binacional con Brasil. En la rivera este, que es la derecha mientras remontamos el curso, la lengua oficial es el portugués. Al llegar a Porto Murtinho, muchos pasajeros bajan y otros suben, ya que esta ciudad es la única accesible en Mato Grosso do Sul, durante el trayecto del Aquidabán. Frente al puerto, en aguas paraguayas, se encuentra la Isla Margarita que es una zona franca y en la orilla occidental, el joven municipio de Carmelo Peralta, que comprende también comunidades del pueblo Ayoreo. Entre estas localidades está proyectado un puente, que será paso internacional, como parte de la ruta bioceánica que pretende unir los puertos de Chile sobre el Pacífico con los de Brasil sobre el Atlántico, atravesando 570 km de Chaco paraguayo. Si bien no tengo elementos para evaluar el impacto ambiental y social que tendrá esta obra vial, me considero afortunado de haber pasado por allí antes de que se concrete, y observar lo que el desarrollo productivo pueda llegar a borrar del mapa luego.atardecer rio paraguay (2).jpgVarias paradas río arriba llegamos a Puerto Guaraní. Eso también quiere decir que entramos en el territorio ancestral Yshyr. Este pueblo indígena del Chaco Boreal dividido en dos grupos, Tomárahos e Ybytosos, actualmente considerados etnias diferentes, mantienen las variantes de su idioma originadas en la familia lingüística Zamuco, de la que también deriva el Ayoreo.  Los Yshyr, conocidos por otros pueblos con el nombre de Chamacocos, habitaron por siglos la costa del río Paraguay y el interior del Gran Chaco. Pero durante la década de 1980 fueron desplazados de sus tierras y reubicados en aldeas costeras. Por eso, aunque su población este desperdigada por los pueblos del Alto Paraguay y de otros departamentos, para encontrarse con sus comunidades hay que seguir río arriba y pasar la capital departamental, la maravillosa Fuerte Olimpo.

llegando a fuerte olimpo (1)
Cerros Tres Hermanos, estamos llegando a Olimpo!

cerros tres hermanas desde aquidaban (1)

barranco branco
Antes de arribar a Fuerte Olimpo pasamos frente al destacamento militar brasilero de Barranco Branco, ubicado en la orilla de su jurisdicción.

aquidaban llegando a olimpo

phaetusa simplex (1)
Un Atí (Phaetusa simplex) nos observa llegar.
rostrhamus sociabilis (8)
Distraemos de la atención en sus presas a este Caracolero o Taguato jatyta (Rostrhamus sociabilis)
Chloroceryle amazona (3).jpg
Hembra de Martín Pescador Mediano (Chloroceryle amazona)
mbigua.JPG
El Mbigua (Phalacrocorax brasilianus) sabe volar, andar en tierra, nadar y bucear!

En Olimpo, el Aquidabán se toma su tiempo. Hay mucho que descargar viniendo desde el sur y también que cargar descendiendo desde el norte. Por eso me pude bajar a dar una vueltita. Me quedé con ganas de conocer un poco más, pero esa oportunidad llegó recién un año después. En 2018, cuando vi la ciudad desde el avión de SETAM aterrizando, me pareció uno de los paisajes más maravillosos del Pantanal paraguayo. Sus majestuosos cerros a la orilla del río en el sistema de humedales más grande del mundo son un espectáculo inolvidable. En ninguna de las dos ocasiones completé el ascenso al cerro. La primera vez no lo hubiera logrado sin perder el barco y dejar mi equipaje encima. La segunda, aún caminaba con muletas, con el cayo óseo recién formado en mi peroné quebrado en un accidente en la TransChaco que me mantuvo casi tres meses inmóvil en Asunción. Tanta bronca tenía que sólo pude aliviarla llegando hasta el muelle, dejando las muletas a un lado y lanzándome al río con los mita’i que se divertían nadando. Queda para la próxima, la invitación la tengo… y material para otro post también.

chinchero.jpg
Un Chinchero o Arapasu ka’atî (Lepidocolaptes angustirostris) sube por un tronco del fondo de la casa de doña Blanca en Olimpo
caracol
Varios de estos caracolitos encontré en la ladera del cerro
puerto en fuerte olimpo
Muelle de Fuerte Olimpo y grupo de Mbigua en el agua
iglesia fuerte olimpo (2)
Catedral de María Auxiliadora o Catedral de Fuerte Olimpo
Mariposa 6.jpg
En Olimpo conocí a la pequeña Anthanassa hermaspero no fue ella quien me dijo su nombre.

Más adelante, grandes columnas de humo se hicieron visibles desde lejos. El incendio provocado de pastizales secos es un método utilizado en toda la región para el renuevo de las pasturas por parte de productores ganaderos. Los vi en muchos lugares, incluso los atravesé en moto en Corrientes, y cada vez me detuve a pensar en todos los bichitos que no pueden escapar de las llamas o que mueren asfixiados y que, seguro, en el Pantanal no son pocos y son muy diversos.

incendio de pastizal (1).jpgincendio de pastizal (2)incendio de pastizal (3)

Entre las personas con las que más conversé a bordo se encuentra Mateo López. Varias latas destapamos en la cubierta una noche. A riesgo de parecer un boludo, le pregunté si hablaba yshyr a lo que me respondió: – Mi papá es chamán en 14 de Mayo.  Supe después que el puerto que mencionó se llama Karcha Bahlut en lengua Yshyr y más adelante conocí otras personas nacidas allí. Con su charla me despejó varias dudas y mucho después ya con conexión a internet me encontré con el siguiente video. Mateo tiene los mismos rasgos físicos que su padre. Con su cuadrilla trabaja alambrando y haciendo otros trabajos rurales para los estancieros locales. Me alegró volver a verlo por unos instantes en 2018.

al norte de puerto Leda.JPG
Hombres Yshyr descargan mercadería para una estancia al norte de Puerto Leda

Unos cuantos km río arriba, llegamos a Puerto Maria Elena, territorio de los Tomárahos. Pude haber sacado algunas fotos a su gente pero decidí no hacerlo. La que sigue es una imágen del puerto de la comunidad, dejándola atrás con el barco.

puerto maria elena
Puerto María Elena, Comunidad Yshyr Tomáraho

Otra noche, ya viajando de regreso sobre el Aquibán, conversaba con varios pasajeros en la cantina.  Hacía rato que un señor me observaba y, cada vez que cruzábamos la vista, nos sonreíamos o hacíamos alguna expresión de amabilidad. En cierto momento se me acercó y me habló de la siguiente manera: –Usted es uruguayo, ¿verdad?. +Así mismo, señor. –Usted sabe entonces que el Uruguay participó de la Triple Alianza. +Lastimosamente . – Yo he leído bastante sobre la guerra y la historia, pero usted no es responsable por lo que pasó. Usted sabe que soy indígena. Mis abuelos también se mataban con otra gente, de otra manera, con armas diferentes. Pienso que el hombre es el animal más brutal, que la violencia está en su condición. ¿Qué le parece?.  Asentí con la cabeza porque, a grandes rasgos, compartía la observación de mi interlocutor.


Muchísimo hay para aprender sobre los Chamacocos y su cosmovisón pero el conocimiento al que accedí es todavía muy limitado, aún habiendo sido recibido como un amigo en Puerto Diana, por el siempre alegre Don Aparicio, con quien navegamos el río Negro y tuvimos que pasar por trancas de camalotes un par de veces. Por eso, le pedí a Mónica Bareiro que pusiera en dominio público el documental que produjo el año pasado para que pudiera ilustrar mejor la realidad actual del pueblo Yshyr en el Alto Paraguay. Uno de los entrevistados es el Cacique Bruno Barras Dubylyke que hace poco publicó un libro muy sustancioso, con textos en castellano, inglés, guaraní e yshyr donde relata mitos ancestrales de su pueblo, acompañados de fotos y dibujos interesantísimos.

mitos ancestrales yshyro ybytoso


Dormido sobre el piso, en un sueño muy liviano, percibí que el buque se detenía y empezaban otra vez las voces y movimiento. Al reincorporarme vi a un escocés que estaba intentando viajar a Corumbá, con el que había conversado algunas palabras, recogiendo su mochila apoyada junto a mi. – Where are we?Bahía Negra!.     El amanecer sobre el río Paraguay teñía todo en tonalidades de fuego que provocaban un paisaje mágico…DSCN1076 amanecer en bahia negra.jpgMientras esperaba sentado en el terraplén del puerto y observaba la actividad humana en plena descarga de mercaderías, un Martín Pescador Grande se posó cerca de la bandera paraguaya del Aquidabán. martin pescador sobre aquidaban.JPGInstantes después una camioneta se detuvo a mi lado y cuando abrió la puerta pude escuchar que sonaba en su reproductor la canción de la campaña del orgullo que va describiendo la fauna, la flora, los puertos y la gente del Gran Pantanal. Aquidaban en puerto bahía negraUn rato más tarde, una mano me tocó el hombro. Era Gustavo, guardareserva de Tres Gigantes, que calculaba que ese extranjero abstraído en la contemplación debía ser la persona a la que habían ido a buscar. Empezaba así otra experiencia imborrable, cargada de aventuras a pie, en lancha y canoa, que si no hubiera vivido no podría imaginarlas.


Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.


Especial agradecimiento a Doña Luisa y Guille Martínez (Vallemí Tour) por alojarme en su casa y acompañarme a lugares tan interesantes, a Nery Chamorro (Jefe de guardareservas de Tres Gigantes) por facilitarme sus contactos y logística en tiempo real durante el primer viaje, a Don Asterio, Gustavo, Alexis y Lourdes (guardareservas de Tres Gigantes) por incorporarme al equipo inmediatamente, a sus familias, a Mily Corleone por su apoyo permanente en el segundo viaje cuando mi movilidad estaba bastante limitada y a Moni Bareiro por soportar mi insistencia en que suba su documental “Yshyr, la otra Nación“, para que pudiera incluirlo en el blog.

8 comentarios en “primer viaje al Pantanal (2)

  1. Al principio parece que estoy leyendo un poema, y luego nos introduces en un mundo increíble lleno de vida y luces
    Maravilloso, gracias por compartirlo

  2. Me encanta leer tus experiencias y mirar las impresionantes fotos. Tus historias son hermosas, amo tu corazón por todos los seres vivos y tu pasión por el descubrimiento y tu curiosidad constante. Gracias! Eso es especial 🙂

    Alles Liebe und Gute weiterhin auf deinen Reisen!

    1. Hallo Fine, what a nice comment! Thank you for making the effort to read my post in spanish. Ich sende dir eine umarmung, die den Atlantik überquert. I also wish you great adventures throughout the world!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s