bajo el Chachí, tras el Surucuá

x DSCN0672 panambi en la bota.jpgLos senderos interpretativos en Procosara tienen nombres que aluden a especies que habitan en el área. Eligieron tres aves y una planta que consideraron particularmente representativos de la cordillera San Rafael.  Suruku’a Sa’yju, UrutaúTuka Pakova y Chachi. Buscarlos, en los senderos y en otros parajes dentro de la reserva, fue una excusa para encontrar una infinidad de seres y eventos que existen y se desarrollan dentro de aquel entorno mágico.

DSCN0644 (2).JPGIt’s a Trogon, dijo Mark.  El veterano australiano venía haciendo un viaje con su cámara y aparatos por buena parte de Latinoamérica y el Surucuá en San Rafael se le asemejaba a los Queztales que había visto en Costa Rica.

Trogon Surrucura, foto von Josefine Schneider
Surucuá Común ( Trogon surrucura ) –  (foto Josefine Schneider)

A25A8410x.jpg

Es un ave abundante en el bosque paranaense y relativamente fácil de ver aunque es mucho más probable oir su canto. Así suena en Tekoha Guasú: Dos meses después, de vuelta en Procosara, podría obtener lo que para mí serían millon dollar shoots, como Mark se refería a las capturas difíciles aunque nadie fuera a pagar una moneda por ellas, cuando tuve oportunidad de observar, desde lejos y por unos instantes, a un Surucuá Amarillo o Suruku’a Sa’yju, el segundo de los tres Trogones distintos que encontraría en Paraguay. Al restante, Surucuá Aurora, lo vería repetidas veces más adelante, incluso durante el tereré jere, bajo el sofocante calor del Pantanal. Pero eso, es otra historia.

Surucua Sa’yju  – Trogon rufus en Procosara

DSCN2412_(2)[1].JPG
Surucuá Aurora – Trogon curucui, en la Estación Biológica Los Tres Gigantes
En la Reserva San Rafael, se han identificado mas de 400 especies de aves, de las cuales 12 están globalmente amenazadas y otras 17 casi amenazadas de extinción. Por esta razón fue declarada como la primer Área de Importancia para Aves en Paraguay. Allí confluyen dos tipos de avifauna, las aves propias del bosque atlántico y las de los pastizales de la mesopotamia. DSCN0622xDSCN0666x.jpg

x DSCN0590 arroyo.jpgx DSCN0586.jpg

Practicar la búsqueda activa entre las sombras de la tupida vegetación del bosque puede resultar difícil comparado con  hacerlo en el pastizal o en el estero. Las aves pequeñas se esconden velozmente entre las ramas mientras otras prefieren moverse en el alto dosel arbóreo, donde se filtran apenas unos retazos de cielo. Es necesario concentrarse en silencio para que algunas aparezcan ante los ojos. Como este Yeruvá, conocido también como Loro Yvyguy, que se alimentaba en un borde de la picada, camino a la Estación Kangüery:

Yeruvá, Marakana yvyguy – Baryphtengus ruficapillus
Frutero Coronado.jpg
Frutero Coronado, Mboreví ro’a – Tachyphonus coronatus

Urraca Común, Aka’e para, Cyanocorax chrysops

Mosqueta

Pareja de Carpinteros Arcoiris, Kurutu’i,   Melanerpes flavifrons

DSCN0647x.jpgDesde el atardecer se puede escuchar el canto del Urutaú. Su similitud con un lamento humano ha inspirado, desde las noches ancestrales hasta el tiempo reciente, leyendas, poesías y cuentos. Aunque la silueta del ave es visible cuando caza insectos en la penumbra, para tomarle una foto a una de las dos especies presentes, necesité de ayuda. Ayuda en serio. – Ahí está – dijo Alcides, guardareserva de Guyra Retä y práctico observador, mientras me sujetaba la mandíbula y movía mi cara de manera de que pudiera enfocar con la vista al Guaimingüe Guasu que se mantenía inmóvil entre las hojas de Ingá, a escasos metros sobre nosotros. x urutau 2x urutau guasu.jpgLos urutaúes o nictibios son un género de aves que comprende siete especies, todas ellas endémicas de Centro y Sudamérica. Pertenecen a la misma familia que los dormilones, yvyja’u, atajacaminos o añaperos y, como ellos, utilizan su plumaje críptico como estrategia frente a los predadores. A esta habilidad le suman el mimetismo ya que ademas de pasar desapercibidos con su camuflaje, inactivos durante las horas diurnas, aparentan ser ramas y troncos. Mucho menos complejo en su disfraz, pero no por eso menos exitoso, es el siguiente Atajacaminos Colorado o Yvyja’u ravyta, que, con ser difícil de ver entre las hojas secas y los finos rayos de luz que penetran, logra igualmente el objetivo de seguir con vida.x DSCN8550.jpgInmerso en esta diversidad de formas, colores y texturas, la ilusión y la realidad tienen límites difusos.DSCN7739xx DSCN7718 orugax DSCN0711x DSCN0688 araña lobox DSCN0660 arañax DSCN0558x DSCN7949.jpgx DSCN7928.jpgx DSCN0574 bromelia Chachi es el nombre guaraní para un helecho arborescente que habita en bosques desde el sur de México hasta el norte de Uruguay.  En Brasil se le llama Xaxim y es también éste el nombre usado internacionalmente para el material que de él se extrae. Su distribución en Sudamérica está asociada al área de influencia del Bosque Atlántico (Mata Atlantica, Atlantic Forest). En Paraguay se conoce como Chachity a la formación que hacen los individuos de esta especie.  Caminar para verlos es como ir a visitar a unos abuelos del reino vegetal o hacer un viaje en el tiempo.x DSCN0550 chachi.jpgx DSCN0552 chachi.jpgx DSCN0544 chachix DSCN7845 chachix DSCN7837 chachiDSCN7942x.jpgAdemás de la pérdida de habitat que comparte el Chachi con la enorme mayoría de especies con las que convive, en su caso particular el riesgo de extinción está relacionado con su uso en jardinería y diseño de paisaje. Sus troncos y su fibra se comercializan como soporte o sustrato para plantas, principalmente orquídeas y bromelias por lo que durante muchos años fue extraído con tal fin. Dado que la tasa de crecimiento de estos helechos es bajísima, pudiendo demorar 100 años en aumentar un metro de altura, no resulta rentable su cultivo. En conclusión, cualquier pedazo de Chachi, en cualquier jardín, seguramente provenga de ejemplares que crecieron silvestres. Actualmente es una especie protegida en algunos países de su distribución. En Brasil su explotación está penalizada, lo que no quiere decir que no se continúe extrayendo.x DSCN0548 chachi.jpgComo en un jardín botánico, en la caminata hasta el Chachity de Procosara y en los otros senderos, están identificadas varias especies vegetales con carteles de madera al pie de las plantas. Además del nombre científico, figuran los nombres en castellano y guaraní, lo que convierte al paseo en una clase al aire libre. Cada cartel tiene un número que se corresponde con una descripción en una guía impresa para cada sendero, disponibles en el centro de visitantes. Algunas especies detalladas son: Timbó, Ñangapiry, Kurupay mi, Guajayvi, Yvyra pi’u, Naranja hai, Ygary, Ñandypa’i, Cedro râ, Kurupa’y ra, Kanelon guasu, Yvyra paje, Yvyra ita, Ysapy’y guasu, Yvyra hu, Tembetary sa’yju, Peterevy, Güembe, entre otras. x DSCN0626.jpgx DSCN0612.jpgEn cuanto al Tukâ Pakova o Asarí Banana, no puedo aportar mucho. La verdad es que si bien vi Tucanes diferentes durante todo el viaje por Paraguay, no tengo ninguna foto en la que pueda mostrarlos. Además del pequeño que da nombre al sendero, en San Rafael habitan el Tucán Grande o Tukâ Guasu, el Asarí Fajado o Tukâ Sa’yju y el  Tucán de Pico Verde o Tukâ’i.  De alguno de los dos últimos, tengo estas manchas entre el follaje. Eran tres individuos y nos sobrevolaron cerca del arroyo Kangüery.  ( No me rindo )tuka pakova 2.jpgEntre las actividades que lleva adelante la ong Procosara, destaca el monitoreo de San Rafael desde el ultraligero “Lucy“, construido y piloteado por el señor Hans. Las siguientes fotos las tomó Josefine en su vuelo y dan una idea del avance de la agricultura mecanizada sobre el bosque y de la deforestación de que es víctima. Los recursos de la reserva son muy codiciados por lo qué, su biodiversidad soporta una enorme presión y si sobrevive es, fundamentalmente, mérito de las organizaciones que ponen su empeño en conservarla.IMG_1679 edit

Consciente del privilegio que significó para mí acampar tantos días y compartir tiempo con las personas locales y algunos visitantes, llegó la hora de seguir viaje rumbo al siguiente objetivo. Así que desarmé campamento y salí bordeando el embalse producido por la presa que utilizan para generar energía y que los vecinos llaman lago de los suizos, para volver a transitar caminos colorados hacia la profundidad de Tecoha Guasu.x DSCN7906 lagox DSCN7907 lago

………………………………………………..

 mientras tanto en Uruguay ….

  • El Surucuá Común (Trogon Surrucura) ha sido registrado en la zona de Paso Centurión, sobre el río Yaguarón, departamento Cerro Largo.
  • En la misma localidad también se registró al Tucán Grande (Ramphastos toco).
  • Una especie de Urutaú (Nyctibius griseus) habita en los montes del norte del país.
  • El Chachi (Dicksonia sellowiana) es quien da nombre a la Gruta de los Helechos en el departamento de Tacuarembó.

6 comentarios en “bajo el Chachí, tras el Surucuá

  1. Veo las imágenes y no puedo dejar de pensar cuanto tiempo mas va a perdurar toda esa belleza? Hay que generar conciencia para cuidar la naturaleza, e incluso la más próxima a nosotros. Gracias Guille te quiero hermanoooooo ! Impecable fotografía y narración!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s